monje.gif

LOS MONJES MEDIEVALES



El término monje procede del latín “monachus” y significa “Alguien que vive solo”. Los monjes eran hombres que buscaban vivir apartados de la sociedad, con el fin de perseguir un ideal de santidad.
La vida de los monjes se centraba principalmente en la observación religiosa y en la oración y vivían en los monasterios.
En la Edad Media la sociedad estaba organizada de la siguiente manera:
la-sociedad-edad-media.jpg




Los monjes se encontraban en el segundo escalafón de la sociedad, de manera que debían servir a las personas que se encontraban por encima de ellos. Para observar como se encontraban situados dentro de la organización de la Iglesia observemos la siguiente pirámide, de esta manera podremos hacernos una idea de las condiciones de vida de los monjes:



EstructuradelaIglesiaenlaEdadMedia_thumb.jpg

En la Edad Media existían dos clases de monjes:
  • Monjes Anacoretas o eremitas: Estos monjes vivían solos. Para refugiarse usaban la naturaleza, como las cuevas, construir chozas de adobe o utilizaban ramas de árboles.
  • Monjes Cenobitas: Estos monjes vivían en comunidad. Construían monasterios donde vivían bajo unas reglas y vestían con unos hábitos de paño de color marrón deslucido.Estos últimos será en los que nos centraremos.



¿CÓMO ES UN MONASTERIO VISTO DESDE DENTRO?
Las principales zonas que podemos encontrar en un monasterio medieval serían los siguientes:
  • La iglesia: es el lugar donde los monjes realizan la oración.
  • Sala capitular: era el lugar de reunión de comunidad.
  • El claustro: construido junto a la iglesia.
  • El refectorio: era una sala amplia donde los monjes comían en silencio.
  • La biblioteca: es el lugar de trabajo donde los monjes realizaban copias de libros antiguos y manuscritos.
  • Los dormitorios de los monjes


images_(2).jpg

Visita por un monasterio

Monasterio de San Juan De La Peña


Algunos de los monasterios más celebres de la comunidad aragonesa son:


images_(5).jpgimages_(6).jpg

San Juan de la Peña, La Jacetania San Pedro de Siresa en La Jacetania (Huesca)




¿CÓMO ERA LA VIDA DENTRO DE UN MONASTERIO?

La labor de un monje día a día en el monasterio era la siguiente:
||

6.15


Maitines

El monje inicia su jornada antes del amanecer con los maitines u oficio de lectura.

6.45

Oración y estudio

A los maitines sigue un tiempo de oración personal y estudio.

7.45

Laudes

Al amanecer, se reúnen de nuevo para el canto de Laudes, acción de gracias por el día que empieza. Sigue después el desayuno.

9.00

Trabajo o estudio

Cada monje desarrolla la actividad que se le ha encomendado.

12.00

Eucaristía

La celebración diaria de la Eucaristía es el centro de la espiritualidad de la jornada.

13.30

Comida


15.20

Hora media


15.30

Trabajo

De nuevo el monje se dedica al trabajo hasta la hora de Vísperas.

19.00

Vísperas

Acción de gracias por el día que está terminando y por el trabajo realizado.

20.15

Cena


21.30

Completas

Antes del descanso nocturno los monjes vuelven al coro para la oración de Completas que "completa" el día e introduce en la noche con su descanso.


El monje medieval se levantaba al amanecer para orar (Vigilias). Ésta, como todas la oraciones, eran en comunidad y tenían lugar en el coro, (espacio que suele estar junto al altar). Posteriormente, el monje se iba a asear pues una hora después aproximadamente, debía volver a orar con sus compañeros.
Las oraciones a veces se convertían en cantos gregorianos. Los cantos gregorianos podríamos decir que son oraciones cantadas, que salen desde el corazón, estos cantos más tarde han dado lugar al pentagrama moderno y a las notas musicales.

Para que veamos un ejemplo de canto gregoriano dejamos este enlace de interés y una imagen donde podemos observar uno de ellos:

Canto gregoriano
images_(1).jpg

Tras estas actividades el monje medieval trabajaba durante una hora y media, en el huerto, transcribiendo libros… y posteriormente volvía a rezar.
Por fin llegaba la hora de la comida en torno a las dos del mediodía. La comida tenía lugar en el refectorio, habitación grande donde se ponían mesas. Las comidas transcurrían en silencio, mientras que uno de los monjes leía la Biblia en voz alta (se hacía por turnos).
Los alimentos más comunes presentes en las comidas eran las verduras y hortalizas, un trozo de pan y un poco de vino. La carne y el pescado se solían guardar para ocasiones especiales y los domingos. Muchos monasterios llegaron a tener sus propios estanques de peces, pues era un recurso, con el que no todos los monasterios podían contar.
Tras la comida, se volvía a la oración en “La Hora Nona” (Las tres) y posteriormente, se volvía a las labores de trabajo. Antes de la nueva oración se reunían en la sala Capitular, y se leía un capítulo de las reglas de San Benito, estas reglas ponían como patriarca al abad del convento quien tenía la obligación de consultar con el resto de la comunidad los temas importantes. En esta reunión el abad informaba sobre cuestiones cotidianas, se confesaban pecados, se castigaba a los monjes que hubieran cometido una falta, etc.
images.jpg


Tras un rato de tiempo libre en el que los monjes podían charlar, pasear por el claustro, rezar particularmente… Volvían a la iglesia a rezar, y en torno a las ocho de la noche tenía lugar la cena, después se rezaba de nuevo y por último se iban a dormir.
Los dormitorios eran comunes, exceptuando el dormitorio del abad que era para él solo. Se procuraba que los dormitorios estuvieran en una zona lo más calurosa posible.
Entre los hábitos de los monjes se encuentra rezar, trabajar y vivir en la pobreza. Los votos más importantes que seguían eran castidad, obediencia y pobreza.
Entra en la siguiente página y podrás imaginar cómo era la vida en un monasterio:
Vida eclesiástica

Vida eclesiástica 2


UNO DE LOS TRABAJOS MÁS IMPORTANTES: LA COPIA DE MANUSCRITOS

Los monjes realizaban manuscritos y copiaban libros. El material de éstos era muy caro. Tanto las finas hojas de pergamino, elaboradas con pieles de oveja o de cabra, como las de papel vitela, hecho con piel de ternera, requerían una compleja preparación.
En primer lugar se lavaban las pieles con agua fría y se dejaban en remojo durante diez días en cubas de madera o de piedra que contenían una solución de cal. Antes de lavar nuevamente la piel se raspaba ésta a conciencia para eliminar cualquier rastro de pelo y, una vez seca, se frotaba con yeso y piedra pómez hasta obtener una superficie perfectamente lisa y uniforme. Para producir un libro de 340 páginas por ejemplo, eran necesarias unas 200 pieles de ternera.
El copista dibujaba en la primera página una retícula, en la que señalaba el espacio destinado al texto y a los márgenes. Para transferir esta retícula a las demás páginas, el copista realizaba pequeñas incisiones con un cuchillo y preparaba su pluma. El tipo más utilizado de pluma era el cálamo, hecho con el cañón de la pluma de un ave de gran tamaño, como el ganso.
El copista sumergía el cálamo en agua y lo calentaba para endurecerlo y conferirle flexibilidad. A continuación tallaba la plumilla según la forma deseada, en función del grosor del trazo.
20070712klphishes_3_Ges_SCO.png










descarga.jpgSabías que…..?


  • Ø El cementerio se encontraba siempre en terreno del monasterio.
  • Ø La Regla conocida como San Benito, era la norma que regulaba y gobernaba la vida monástica. Con este regla los monjes debía trabajar y rezar de forma equilibrada.
  • Ø El término farmacéutico viene del griego farmacopolas, que era quien se encargaba de recoger y buscar las plantas medicinales.
  • Ø En la Edad Media, los monasterios también sirvieron como casas de huéspedes, granjas, centros de aprendizaje y hospitales.



ENLACES DE INTERÉS


Los siguientes recursos pueden ser interesantes tanto para alumnos como para profesores y se pueden utilizar en el aula a la hora de explicar este tema.